Aromaterapia como complemento de la psicoterapia

0
217
Aromaterapia como complemento de la psicoterapia

La Aromaterapia como complemento de la psicoterapia, si bien no es un tema apreciado totalmente, quizás por la ciencia empírica, para los que sí probamos todo lo que esté a nuestro alcance para poder llegar al conflicto mental y solucionarlo, es una herramienta complementaria de mucho y apreciado peso.

En la historia de la humanidad, cada cultura ha manejado su propio medio de métodos y prácticas beneficiosas; ha investigado en su medio más inmediato empleando elementos tan simples como plantas, aceites, perfumes para mejorar su vida. Las terapias alternativas hunden sus cimientos teóricos dentro de estos conocimientos antiquísimos. Su ideal de salud se relaciona estrechamente con el equilibrio entre cuerpo, alma y las fuerzas que comandan el universo.

            Ante el desborde que sufre la medicina occidental, sobre la incidencia de las emociones y los sentimientos en el desarrollo de las enfermedades, para nuestro caso las mentales, surge de mano de la Organización Mundial de la Salud, por ejemplo comenzar a promover investigaciones en torno a las terapias alternativas -complementarias. Hoy más que nunca ante el vertiginoso ritmo de vida actual que provoca estrés, ansiedad e incertidumbre, una opción saludable es el regreso a los conocimientos de la antigüedad que permitieron al humano encontrar un alivio natural a sus padecimientos.

            La Aromaterapia es una terapia cuya finalidad es alcanzar la sanación y armonía interior por medio del uso de los perfumes de los aromas esenciales. Tiene muchos siglos de historia, aunque ahora está muy difundida. Existen huellas de las culturas milenarias testimoniando cuánto se percibía acerca del dominio de la comprensión de las plantas y las fragancias. Esta terapia representa una fecunda rama inminente de la medicina integrativa.

El sentido del olfato está conectado directamente al cerebro, que es el lugar donde se procesa toda la información y las emociones.

           

            Como en el Antiguo Egipto, algunos terapeutas sentimos que a través de los perfumes podemos hacer la vida cotidiana más agradable, transformar el Alma a través de cada aroma, de cada combinación, en nuestra época es posible pensar,  cuál debería ser la fragancia ADECUADA para cada ocasión en nuestro paciente. En mi caso me he especializado en proponer a cada paciente un aroma de acuerdo a la profundidad de su problema, para acompañar a mejorar una situación. Desde la antigüedad la humanidad ha utilizado sustancias aromáticas para diferentes fines espirituales en su búsqueda de lo transcendente.

            Los aceites esenciales logran una armonía que posibilita la comunicación con la divinidad a la par que logran, la fuerza energética del cuerpo. Incorporar a la vida diaria el uso de los aceites aporta no solamente una experiencia olfativa brillante sino la salud mental que todos necesitamos día a día. Los aceites esenciales reúnen la fuerza y características de las plantas o sustancias de la que provienen. Serán muy útiles para guiar un escenario dado y obtener el equilibrio en el paciente, posibilitando la sanación de todo tipo de síntomas y enfermedades, del tipo que fueran, físicas, mentales, emocionales, y/ o espirituales, que son los horizontes que rozan las esencias.

            La búsqueda está dada por la importancia en el equilibrio emocional y mental de las personas. Funciona por medio de extractos vegetales que forman los aceites. A partir de dichos aceites se elaboran una gran variedad de sustancias que se adaptan a todas las necesidades del hombre. De alguna manera, la Aromaterapia como complemento de un tratamiento psicológico, devuelve al hombre su relación originaria con la naturaleza y reconstituye sus vínculos. De esto se trata este escrito de expresar y explicar, cómo una herramienta milenaria puede acompañar y mejorar el estado de ánimo de una persona, incluso en los momentos más complejos de un proceso terapéutico.

            Los principios que alimentan a la Aromaterapia, provienen de la articulación de investigaciones y certificaciones realizadas por las más diversas disciplinas. Sin dudas la medicina es una de las más importantes, pero la botánica, la etnobotánica, la farmacología y la fitoquímica también aportan elementos fundamentales.

            La permanente investigación en la materia permite extender el alcance, así como multiplicar su capacidad de impacto. Su efectividad se sostiene en que los aceites esenciales funcionan como los agentes de adaptación de las plantas a su entorno. El acto de sentir un aroma despierta directamente la memoria emotiva, por eso, es posible establecer relaciones con recuerdos íntimos y experiencias personales. Fundada en principios básicos de tradición milenaria, esta disciplina concede al sentido del olfato particular atención. Entonces, es posible actuar sobre la sustitución de aromas, en el momento de encontrar a un paciente con un problema en la niñez, podríamos elaborar una estrategia en donde el aroma a vainilla nos conecte con esa etapa del desarrollo y por consiguiente determinar si es necesario utilizarla para mejorar nuestros aspectos de soledad o baja autoestima.

            Desde hace más de 5000 años se han desarrollado técnicas en la prevención, mantenimiento y curación de las enfermedades, por medio de la utilización de las plantas aromáticas. Los más avanzados en este sentido, han sido siempre, India y China.

 

            Los aromas y la Psicología.

La psicología siempre se situó en una separación entre el alma y el cuerpo. Freud, manifestaba siempre que no debía existir ningún contacto corporal entre terapeuta y analizado. Durante el tratamiento psicoanalítico, el cuerpo del paciente no se tenía en cuenta.

            Así mismo, fue el mismo Freud, quien sentó las bases de un nuevo método, para considerar las cosas. Sus investigaciones lo llevaron a convencerse de que el yo psíquico, evidentemente se funda sobre el yo corporal. Con esto, volvía a abrirse un camino hacia una integración del hombre, donde cuerpo y mente se interrelacionan y poseen efectos mutuos. Nos encontramos entonces con uno de sus colegas, Wilhelm Reich, quien comenzó a interesarse en la respiración de sus pacientes, a quienes les proponía posturas corporales que modificaran sus defensas musculares. De allí nace también en parte el concepto de bioenergética. Aprendiendo a leer el cuerpo, poda determinarse un perfil psicológico y por lo cual su tratamiento.

            Según las investigaciones, Paracelso, preveía la posibilidad de extraer de las plantas sólo lo que constituía su parte activa, entendida tanto en sentido material como espiritual. De la misma forma que el cuerpo físico del hombre interactúa con la materia, la composición espiritual de la planta, la “quintaesencia”, entraría en contacto con la naturaleza sutil del hombre, su componente individual, el cuerpo astral; por lo tanto, el “alma” de la planta influiría en el alma del hombre.

            El hombre y los aceites esenciales. Por su particular relación con el calor, las plantas productoras de aceites esenciales, del que representan un auténtico concentrado, entran en contacto con el hombre mediante una relación basada en el calor, pues, inducen al proceso que calienta las funciones orgánicas. En el hombre, la producción de calor es interna. El calor presente en el hombre, representa el sustrato del yo superior, (o del ego) entendido como una entidad unificadora superior que ordena todos los procesos y orgánicos y psíquicos.

            Los aceites etéreos, condensados y suministradores de calor, pueden entrar en relación terapéutica con el hombre reforzando la organización del Yo, allí donde esta resulte escasa o ausente. El yo humano es el principio individualista que permite que cada cual sea un ser único que se manifiesta en su historia personal. Aquí nos encontramos en un nivel espiritual y es en este campo donde los aceites esenciales explican mejor su función. El yo del hombre, se manifiesta en el cuerpo físico en forma de calor: alteraciones del metabolismo del calor, por ejemplo las manos o los pies fríos muestran que el hombre no consigue que sus fuerzas individuales se compenetren adecuadamente con todo su cuerpo. Esto conduce a un desequilibrio que puede convertirse en enfermedad. La relación calor-humano es muy importante para comprender el efecto de las esencias en el ser humano. En las enfermedades, cual fuere su naturaleza, puede favorecer la curación proporcionando desde el exterior el {calor que está ausente o falta} mediante las esencias aromáticas.

            En la antigüedad,  se utilizaban los vapores de las esencias  para combatir epidemias. El cuerpo no se acostumbra a las esencias, sino que cada vez actúan con más eficacia, dado  que vigorizan las defensas del cuerpo orgánico. La mayoría de las esencias, por ejemplo pino, geranio, albahaca, romero, son estimulantes y tonificantes, para las glándulas endócrinas y la corteza suprarrenal, que es la responsable ante la resistencia al estrés.

            La olfativa es la actividad sensorial más estimulada por los aceites esenciales. La percepción olfativa es algo extremadamente sutil y está relacionada con los procesos psíquicos.  La acción de los aceites esenciales, puede ser entendida, como una vibración de energía, que actúa más allá del plano corporal.

            Los estímulos del sentido sensorial olfativo es el único que llega directamente a la corteza cerebral, no pasando por el filtro del tálamo (centro receptor) para sufrir un análisis preliminar. El recuerdo de una imagen o un sonido es mucho más leve que el desencadenado por un olor. La percepción de un olor contiene toda la energía de una realidad existencial.

            Se puede afirmar entonces que, el olfato tiene varios poderes sobre nosotros, uno por ejemplo el de evocar el pasado, por lo cual un segundo poder sería que puede despertar energías profundas internas y realmente creativas, favoreciendo el contacto con  todo lo que genera la imaginación. Siguiendo esta estela de pensamiento, se puede afirmar entonces que los perfumes que encierran las esencias se desbordan de una potencia interior de psibilidades simbólicas y energéticas que pueden guiar al humano a encontrarse a sí mismo, conocerse y abrirse a nuevas posibilidades expresivas.

            Como terapeuta es posible entonces, complementar el oficio de la búsqueda de respuestas en todos los grados del Yo, desde el consciente al inconsciente con la colaboración de los perfumes de los aceites esenciales. El hombre habla siempre, porque siempre está comunicando. El cuerpo habla incluso cuando no se mueve. La historia de una persona, está escrita de una manera reveladora de su psiquis, la posición que adopta, sus modos de mover las manos, su rigidez corporal, al ojo de un bueno observador todo paciente puede leerse y actuar en consecuencia.

            Aquí hablamos del inconsciente reichiano, que manifiesta al mismo tiempo uno corporal y uno psíquico, el síntoma físico es la expresión inmediata del inconsciente. Entonces los aceites esenciales entran en juego directo para brindarnos inspiración y motivación para vivir. Ionizan nuestro aire, mejoran el ambiente. Armonizan y equilibran generando atmósferas con experiencias motivadoras. Sus aromas son nutritivos tanto para la mente como para el cuerpo, complaciendo todos los sentidos y nos ponen en contacto con la naturaleza. No sólo nos traen salud, belleza y una fragancia deliciosa, sino que posibilitan la regulación y regeneración de ese exquisito balance de nuestras funciones orgánicas y psicológicas, recuperando, renovando y manteniendo nuestra salud total.

            Es necesario destacar que se requieren esencias naturales de gran pureza, producidas por el delicado equilibrio oculto en los aceites de las plantas, e imposibles de reproducir en laboratorio. La efectividad de esta terapia holística depende de que los aceites esenciales sean naturales, originales y no presenten ningún tipo de contaminación.

            A pesar de todo, los aromas continúan ejerciendo una influencia la exquisita y misteriosa psiquis humana. La importancia del olfato, como mencionamos anteriormente, no resulta difícil de comprender: dado que la parte superior de la cavidad nasal está forrado por el epitelio olfativo, donde manejamos alrededor de 5 millones de células nerviosas receptoras, única parte del cerebro expuesta a la atmósfera. El cerebro es capaz de distinguir más de 10 mil matices odoríferos, por medio del sentido del olfato. Los estudios revelan que, es el sistema límbico,  el sector del sistema nervioso central que interpreta el conjunto de estímulos olfativos. Procesando también las emociones, la memoria, el aprendizaje, por lo cual se pueden  desentrañar las pistas que exponen el impacto de los aromas en todo lo que hacemos.

            Podemos casi ya denominar que estamos trabajando con un plano diferente, el plano de la psicoaromaterapia. Es posible  encontrar esencias que propicien la reflexión y la concentración. Muchas personas tienden a adoptar los aromas, esenciales para volver a la armonía que la vida cotidiana quita. Sentir las fragancias no impide o distrae nuestros pensamientos, aún así pareciera que puede influirlos. Como terapeuta conocer sobre las características que articulan a la Aromaterapia, los conocimientos de los que te provee, para interesarse de forma positiva, sobre paciente, es altamente calificante como profesional.

            En las posibilidades de los aceites esenciales, que son de fácil y placentero uso, pueden hallarse poderosas armas para combatir males psíquicos, tales como la depresión, angustia, irritabilidad, inseguridad, baja autoestima, ataques de pánico, etc. Los aceites esenciales son un vehículo rápido y sencillo, para movilizar esos recuerdos y memorias entumecidos, que determinados olores disparan, tapados por pensamientos y preocupaciones.         Los hemisferios del cerebro se hallan en equilibrio fácilmente, con el uso de los aceites esenciales. En apenas quince segundos una persona cambia su estado de ánimo, según investigaciones recientes de la neurociencia, luego de sentir un aroma.  Por lo cual, se puede confirmar que el efecto de adoptar a la Aromaterapia como una técnica complementaria, estaría ganando a todas las demás de uso tradicional.

            En mi consultorio, está notablemente comprobado que las personas que al ingresar al ambiente con aroma a esencia de rosas, puede expresar más rápido su problema. Ante una primera consulta, solicitarle al paciente que se coloque unas gotas de aceite de lavanda en sus manos y sienes es fundamental para relajar el sistema nervioso antes de comenzar cualquier conversación, favorece la claridad mental, introduce a la persona en un plano de recepción más intenso.

            Como una muestra de tratamiento aromaterapéutico, en mi consultorio he dividido la acción en 4 (cuatro) grandes movimientos vibratorios, Floral, Cítrico, Frutal y Especiado.

                        Dentro lo que denomino Floral: Los beneficios de las vibraciones y señales vitales que nos ofrecen las flores combinadas con la fuerza de las combinaciones de los elixires de piedras cargadas de la luna o el sol, proporciona vibraciones curativas y amorosas. Un perfume botánico encantado creado con flores protectoras y curativas para albergar y elevar la magia del Alma. Las hemos combinado para ofrecer un aroma floral con las características de cada esencia floral: dulces, frescas, orientales o terrosas. Confeccionadas con piedras seleccionadas de distintos lugares del mundo, para brindar energía protectora y conectiva. 

            Dentro lo que denomino Cítrico: Los beneficios de las vibraciones y señales vitales que nos ofrecen los cítricos combinadas con la fuerza de las combinaciones de los elixires de piedras cargadas de la luna o el sol, proporciona vibraciones curativas y amorosas. Un perfume cítrico ofrece una fuente inagotable de energía positiva: eliminar las malas vibraciones, promover la curación y limpiar el aire que lo rodea a usted y su espacio. Los hemos combinado para ofrecer un aroma cítrico con las características de cada esencia rejuvenecer, alegrar, refrescar e inspirar. Confeccionadas con piedras seleccionadas de distintos lugares del mundo, para brindar energía protectora y conectiva. 

            Dentro lo que denomino Frutal: Los beneficios de las vibraciones y señales vitales que nos ofrecen las frutas combinadas con la fuerza de las combinaciones de los elixires de piedras cargadas de la luna o el sol, proporciona vibraciones curativas y amorosas. Un perfume frutal proporciona una energía anti-envejecimiento, estimulante y curativa. Los hemos combinado para ofrecer un aroma frutal con las características de cada esencia, para la celebración y nutrición del alma. Somos lo que comemos física y energéticamente, nuestra personalidad se conforma también con esta nutrición, por esto es que reflexionamos en confeccionar con piedras seleccionadas de distintos lugares del mundo, para brindar energía protectora y conectiva, aromas frutales para ungirte en una buena calidad de pensamientos y acciones.

            Dentro lo que denomino Especias: Los beneficios de las vibraciones y señales vitales que nos ofrecen las especias combinadas con la fuerza de las combinaciones de los elixires de piedras cargadas de la luna o el sol, proporciona vibraciones curativas y amorosas. Un perfume botánico, especiado u oriental proporciona una energía para  despejar y enfocar la mente, elevar tu estado de ánimo y ser feliz, mejorar una experiencia sensual o simplemente para fines relajantes y meditativos. Los hemos combinado para ofrecer un aroma a especias y a hierbas, perfume que evoca la recuperación en la inspiración del Alma. También para ayudar a superar el miedo, atraer el éxito y ofrecer vibraciones de limpieza protectora, acabar con los bloqueos, calmar tu mente y fomentar un sueño tranquilo, disipar la ira y estabilizar las emociones.

            Cuando en nuestra vida, la noche y el día están en perfecto equilibrio, con la luz de tu propia Alma, es que podemos decirnos que es hora de que celebremos. Bendecimos ese momento poderoso de transformación. En donde renacemos después quizás de un largo sueño y es entonces en que nos damos cuenta que nuestro trabajo ha sido acompañado por guías de la Luz, aunque también por herramientas espirituales como los aromas de los aceites esenciales. En mi caso realizo a mano cada producto con mucho amor, para cada paciente.

            Mi mayor placer es que puedas estar en la vida comprendiendo los procesos mentales y su acción en tu estado de ánimo, en la liberación de tus emociones. Esta es una invitación a profundizar en tu mente y trabajar activamente para liberar todo el equipaje que te retiene a donde ya no quieres Ser o estar. Invito a todos, a utilizar esta Energía disponible, sólo para ti, en la aplicación de una ALQUIMIA PERSONALIZADA, que permita que la energía positiva de las esencias y los elixires protejan tu mente, tu cuerpo, tus espacios y todo lo poderoso que tiene tu Alma en este Presente.

            Llevo 14 años de mi vida dedicada al estudio de la Aromaterapia, la aplicación en la mejora de los procesos en la mente humana, cuando se encuentra disociada, contrariada y/o fragmentada. Para mí es un desafío diario, encontrar respuestas a través de los aromas, mejorar la salud propia y de los pacientes y clientes de mi propia marca de Aromaterapia. Comprobado 100% que su uso es eficiente, la quinta esencia de la que nos hablaron es cierta, existe entre nosotros y está al alcance de un suspiro, no es necesario vivir bloqueado, uno puede comenzar el camino de la sanación de muchas patologías con la comprensión del uso de la Aromaterapia.

            Es una herramienta que cuando se aprende y se complementa con la psicología es de alto impacto en los resultados y las posibilidades concretas de que el paciente observe su interior en un exterior olfativo, dadas las características de la mente que son demasiado abstractas, posibilitando así cambios en tiempos más breves. Acertar a un aroma con un paciente en un momento dado de su problemática, y que lo utilice es una en sí mismo un arte, pero una vez aprendido maravilla la rapidez con la que el  paciente se hace fuerte y controla los síntomas que lo llevan a estar enfermo. Hace que el paciente pueda pensar, detenga el flujo de pensamientos  de ideas repetitivas y al comprender la causa de lo que le pasa con el tiempo pueda mejorar.

            La Aromaterapia como complemento de la terapia Psicológica, permite mitigar las defensas personales, que insisten en mantener espacios tóxicos, sin capacidad para aliviar las tensiones, las emociones y acceder al ingreso de la energía vital, que en definitiva es la que resuelve todos los síntomas, todas las patologías.

            Los bloqueos mentales, son estructuras de forma que pueden y deben ser movilizados con otras formas geométricas, qué mejor que la vibración perfecta de los aceites esenciales que conllevan en sí mismos la pureza, la intención y la libertad de una planta, de una flor, de una raíz, de una madera. Todo es vibración. 

Conclusiones finales

            Es importante subrayar que la Aromaterapia no provoca por sí misma, cambios o soluciones mágicas a preocupaciones, problemas, disyuntivas personales, etcétera. Sin embargo, es una herramienta que utilizada de manera asesorada, manifiesta una terapia complementaria efectiva en una búsqueda de soluciones ante los grandes problemas del humano y su infelicidad.

            La percepción sensorial influye directamente sobre nuestra realidad y de allí se proyecta en la relación con otras personas y las actividades que realizamos. La aromatización de ambientes es una técnica para transformar diversos espacios, familiar, laboral, encuentro, diversión. La Aromaterapia estudia y determina el impacto psicológico del aroma en el comportamiento y las sensaciones de bienestar que produce.

            Durante los últimos años la Aromaterapia está prestando particular atención a los espacios laborales, debido al valor creciente que tiene el trabajo y el estrés que produce en la vida de las personas. Punto esencial de consulta en los miles de consultorios de colegas psicólogos en el mundo. Es necesario pulsar para que los ambientes productivos no desvaloricen el cuidado del ambiente dado la influencia en el ánimo de los recursos humanos, que modifica la salud. No debiera escatimarse en recursos para generar climas favorables de entusiasmo, energía, equilibrio, y bienestar general en los ambientes. Cada ambiente es una experiencia que puede ser positiva o negativa. Se ha comprobado que la asistencia de aromaterapeutas en sistemas de grandes empresas u hogares en donde la convivencia no es buena, colabora un modo efectivo de retorno a la comodidad de la moral y multiplica el rendimiento de los vínculos.

            En los hospitales también está comprobado el uso de la Aromaterapia, manejando con precisión e inteligencia los aromas en las habitaciones, pudo comprobarse el impacto anímico positivo en pacientes, enfermeras, doctores y visitantes. La dispersión de aceites esenciales fue una práctica médica muy extendida en el siglo XIX.

            En diversas instituciones educativas, ya se utiliza desde colegios primarios hasta carreras universitarias, se están utilizando aceites esenciales en difusores centralizados. El papel protagónico de la memoria, durante el proceso educativos, así como los beneficios verificados en los resultados cognoscitivos en climas distendidos, acentúan la tendencia y sugieren que la experiencia japonesa de estudiar e investigar a la Aromaterapia y sus aplicaciones, se extenderá (es mi deseo) a todo el mundo.

            Concluyendo, una mirada al mundo por venir, la Aromaterapia es una disciplina en constante crecimiento. Por eso las investigaciones acerca de sus posibles usos avanzan día a día. Se trata de una Ciencia, así lo vivo en mi vida personal, en mis clientes y mis pacientes. Comprender, vincularse con el propio ser comunicarse con la naturaleza, acercarse cada vez más al camino del equilibrio cuerpo, mente y espíritu es lo que logro en cada oportunidad con su uso, su investigación y su comprensión.

            Es una búsqueda tan eterna, como la del estudio de la psiquis humana, una búsqueda de complementariedad a la que ningún terapeuta debiera renunciar, dados los excelentes resultados que se obtienen en la salud de la persona. No es un resultado inmediato, pero su utilización contínua y sostenida, realmente cambian conductas, ambientes, creencias y como todos sabemos si cambia la creencia, si cambia el ambiente, cambia la conducta, y nuestra forma de comunicarnos con nosotros mismos y todo lo que nos rodea.

            No abandone nunca ningún tratamiento médico prescripto a favor de un tratamiento con aceites esenciales, pero sabemos que ambos pueden convivir paralelamente, consulte a su médico de cabecera. Siempre será necesaria la tutela de un terapeuta experimentado y especializado, dado que las capacidades de los aceites pueden contraponerse y los efectos dependen del individuo que los utilice y de los síntomas o patologías que posea. Siempre bajo las recomendaciones de un especialista, es importante la búsqueda del ensayo y el error, para auto-conocerse y obtener una aproximación más profunda a la Aromaterapia.

            Existe una combinación para cada persona, lo vivo diariamente, para cada momento que atraviesa, e incluso cada espacio físico que habita. Así mismo la Aromaterapia como complemento de la terapia psicológica y con mucho agrado expreso es un camino de disfrute abierto a infinitas posibilidades positivas en el plano físico, psicológico y/o espiritual.

Ingeniera Violeta Cuñado
Estudiante de Licenciatura en Psicología. AIU.

           

Author : Violeta Cunado
Degree : Bachelors
Major : Psychology
Country : Argentina
Language : Spanish